jueves, 17 de julio de 2014

Albor

Por Denilight Fireheart

La perfección es tan vanagloriosa que tiende a caer en las garras de la soberbia. Sin embargo, fuera de lo establecido, también es posible encontrar la verdad y Zrak lo intentará pagando el precio que sea necesario




.

lunes, 7 de julio de 2014

Memoria

Por Jeanne Silverred 

Memoria es un pequeño relato agridulce. He querido transmitir la esencia de toda una vida, y su recta final, a pesar de que es bastante corto, pero sobretodo he querido transmitir la ironía que es en ocasiones la vida.

Infierno

Por Denilight Fireheart

Infierno no es una historia cualquiera. No la considero una historia, en ella lo importante no es lo que se cuenta sino como se cuenta, de esta manera la forma se convierte en el principal elemento protagonista, dejando de lado el hilo argumental. Con el fin de que la experiencia sea completa las imágenes obtienen gran relevancia, permitiéndonos transportarnos desde las letras a los colores.

miércoles, 2 de julio de 2014

Luna divina

Por Jeanne Silverred. 


Dime, ¿puedes encontrar tu luna?
Dime, ¿puedes verla, y atraparla?
¿Puedes dármela para que ilumine mis noches?
¿Y para que calle el silencio?
¿Y para que duerma en el aire?

Luna de letras brillantes,
constante sueña la tinta
con la que escribe diamantes
que a planetas dan vida.

Muere la estrella:
explosión de adjetivos;
pero el ruido se calla
y la luna anda el camino
paseando entre planetas perdidos.

Locura, hermosa palabra.

Por Jeanne Silverred. Entra dentro del grupo de minirelatos Sinsentidos.

Renegué de mí porque no quería ser yo, quería ser otra persona para contemplarte desde la ignorancia de quien no conoce, para verte por primera vez, para descubrirte. Quería la vida, quería el fuego, quería la locura y el deseo. Pero el tiempo pasó y todo cuanto quería se tornó azul, negro, cenizas. El gris de la niebla que cubre los prados, la escarcha y el rocío; todo aquello que algún día soñé y que en la juventud del pensamiento nació, fue a morir cuando parpadeaste, porque una lágrima cayó. Escribo esto desde el exterior, porque estoy fuera de mí, pero sigo siendo yo; no lo he conseguido. Y sin embargo siento que puedo, pero en el último momento hay un instinto, una llamada que me dice que pare, que nada tiene sentido. Y pienso, y no lo tiene. Porque el sentido se lo damos nosotros, y quien carece de algo no lo puede dar.
La vida es fría como el hielo, y ella dice: el hielo es frío como yo. Pero el hielo también quema, y la vida quema cuanto más la piensas. Vida y hielo son uno, como tú y locura sois otro. Locura, hermosa palabra.