domingo, 19 de julio de 2015

Nocturno

Por Jeanne Silverred

Kalev era un hombre normal, uno más de la raza Vreme. Pero una noche despertó del Sueño, y aquello sólo significaba una cosa: se le había parado el reloj. Estaba muerto. 


ATENCIÓN: este relato puede herir sensibilidades. En caso de ser muy sensible a la violencia y/o a la sangre, no leer.