lunes, 1 de mayo de 2017

Lunes de Recomendación Literaria

Por Denilight Fireheart 

Hoy vengo a hablar de tres libros que adoro y que de forma conjunta se les conoce como la trilogía fundacional de la distopía. Sí, vamos a hablar de distopía pero en su mayor grado de evolución y desarrollo. Estas tres obras sentaron las bases del género y han influido en gran medida en la visión de la sociedad moderna y en el futuro de la humanidad. 

Obviamente estoy hablando de Un mundo feliz de Aldous Huxley, 1984 de George Orwell y en Fahrenheit 451 de Ray Bradbury. 
 (Los tres en la foto las ediciones que tengo que son preciosas <3)


Antes de hablar de estos libros pues voy a indicar qué es una distopía, porque sin saber eso mla empezamos, básicamente es una sociedad futura con una serie de características negativas debido a que a la gente le han comido la cabeza (lo que se conoce como alineación). Es una definición muy básica pero nos sirve para ir tirando. Las distopías se usan para criticar la sociedad actual mediante lo que podría suceder en el futuro.


Comenzamos por Un mundo feliz de Aldous Huxley, que es el primero que leí y el que más me marcó de los tres. En este libro se nos presenta un mundo utópico en un principio: la guerra no existe, ni el racismo ni prejuicios y todo el mundo es feliz y la sociedad tiene un gran avance tecnológico. Sin embargo, para conseguir esto se ha suprimido la familia, la diversidad, la filosofía y en definitiva casi todo aquello que es el pensamiento distinto. Es una sociedad tan llena de información que todo se vuelve banal al instante. Me pareció muy interesante todo esto: una sociedad que de tan prefecta y organizada que era se convertía en completamente inhumana. Voy a resaltar dos detalles que me parecen geniales: los nombres de los personajes (Lenina, o sea, con eso lo digo todo) y el soma, una droga de uso tan común y que no tiene efectos secundarios (me parece muy acertado meter en este mundo el uso de una droga de esta forma tan genérica).

"Uno cree las cosas porque ha sido acondicionado para creerlas"



El segundo libro del que voy a hablar es 1984 de George Orwell, probablemente uno de los libros más famosos de todos los tiempos. Nos presenta un mundo dividido en tres superpotencias, muy estables y que en lo básico suponen lo mismo, el control total de los ciudadanos. En la historia nos encontramos en Londres y vemos lo que sucede allí: la población está completamente reprimida, sin ninguna posibilidad de alzarse contra el poder, controlada de forma permanente por el Hermano Mayor. Por tanto, es un mundo gris y oscuro, donde la pobreza, la guerra, la esclavitud y la ignorancia y el miedo son los principales ejes del control de la sociedad. Resulta terriblemente magistral el uso de distintos conceptos: como el de la neolengua, que supone un control todavía más brutal de la población, al conseguir eliminar los conceptos indeseados (por ejemplo, libertad) de la mente de los ciudadanos. De este modo, se puede llegar a incurrir en el ideacrimen. Me resulta muy curioso e interesante como el autor introdujo esta neolengua y el apéndice final del libro la explica, lo cual es genial.

"Pero todo había acabado bien. Se había vencido a sí mismo. Amaba al Hermano Mayor"



El último de esta "trilogía" es Fahrenheit 451 de Ray Bradbury, que aunque fue el que menos me gustó de todos ellos, también es una base muy importante para la distopía y creo que especialmente nos puede marcar a todos aquellos que nos gusta la literatura. En este mundo los bomberos tienen una misión distinta a la habitual: se encargan de quemar los libros por orden del gobierno. Los libros hacen pensar, preocupan y eso es algo que el poder no puede tolerar por lo que crea una función específica que se encarga de eliminarlos. Nuestro protagonista es uno de esos bomberos y poco a poco va abriendo los ojos para descubrir los horrores que está cometiendo su mundo. Uno de los detalles más interesantes que me resulta es como transmiten los pocos lectores que sobreviven los libros: por transmisión oral, de forma que no pueden ser destruidos al estar en el conocimiento de todos ellos, me parece muy guay que se utilice esta forma ya que la literatura comenzó así, como cuentos contados de unos a otros en torno a un fuego y como en la época en la que es perseguida sucede lo mismo, haciéndose más fuerte para renacer de sus cenizas.

"451º Fahrenheit: la temperatura a la que el papel de los libros se inflama y arde" 


Espero que os hayan gustado estas recomendaciones, a mí personalmente son unos de mis libros favoritos y los recomiendo siempre. He puesto el orden en el que los leí y que a mí me gustó seguir, por si os sirve de diferencia aunque en realidad daría igual por cual empezar ya que son libros independientes. He tardado en recomendarlos porque quería hacerlo bien así que espero que os sirva :D


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Queremos saber qué os ha parecido lo que habéis leído, pero la telepatía todavía no se encuentra entre nuestros superpoderes, ¿nos lo contáis?